Select your Top Menu from wp menus

Alcaldesa de Bogotá aprobó mediante decreto nuevo POT, lo que ha creado rechazo

Alcaldesa de Bogotá aprobó mediante decreto nuevo POT, lo que ha creado rechazo

BOGOTÁ, 30 de diciembre de 2021.- Luego de varios enfrentamientos la alcaldesa de Bogotá, Claudia López a raíz que no cediera ante el Concejo para debatir el POT, e incluir los aportes de los concejales, y aprobar en consenso el POT, este fue aprobado a través del Decreto 555 este 29 de diciembre.

Sobre el decreto aprobado la alcaldesa Claudia López en declaraciones dijo textualmente que “esta es la brújula de la ciudad es el compromiso colectivo de tener una visión común por 15 años. Es la vacuna a las alcaldadas y están hechos para comprometernos como ciudad ciudadanía y gobierno en un lapso de 15 años, cuál es la ciudad que queremos construir y cómo vamos a mejorar. Según ella Bogotá ha pagado caro haber tenido un POT vencido. Recordemos que Bogotá estaba en deuda con el POT desde el año 2004.

Así mismo señaló la alcaldesa que el plan de ordenamiento ha tenido una discusión por 10 años, en las que según su parecer han participado miles de ciudadanos, discusiones qué según ella han pasado por las urnas y que finalmente ha adoptado. Afirmó además que el documento reúne el programa de gobierno que ella propuso como candidata y pasó por el voto de los ciudadanos luego de que ella fuera elegida, según ella.

Adicionalmente dijo que el POT tuvo tres ponencias positivas en el Consejo de Bogotá, sin embargo, no fueron adoptadas por Claudia López, por lo que según ella hizo uno bajo la facultad para que la alcaldía aprobara por decreto dicho instrumento, lo que ha sido ampliamente discutido durante el resto del día de ayer en que se conoció y todo este jueves, en el que además se han anunciado demandas contra la decisión que ha sido calificada como abusiva y arbitraria puesto que desconoce entre otras cosas, la idiosincrasia de la ciudad, las zonas establecidas, los intereses de los habitantes, además de crear más burocracia.

En contexto de lo aprobado en el Decreto según habitantes de Bogotá, el nuevo POT afectaría las implicaciones urbanísticas, que entre líneas permite que sectores enteros puedan ser demolidos y no precisamente para función social de la propiedad, incluso que redujo el área mínima para habitar a 42 metros cuadrados, prohíbe hacer viviendas unipersonales en Bogotá, desaparecen los aparta estudios y abre la posibilidad de facilitar la obtención de licencias para discotecas y burdeles sin ninguna restricción.

Además de expulsar a los ciudadanos de escasos recursos de la ciudad, es así como los recicladores tendrían que trabajar solo en la zona industrial, y el acceso a zonas residenciales sería prohibido.

Elimina la ALO del norte y varios otros proyectos de infraestructura de la ciudad, sumida en la inseguridad, trancones y carencia de vías, lo que implica otra valorización.

Aumenta de 20 a 33 localidades incrementa la burocracia de manera notoria, y no precisamente para efectividad y la eficiencia de la administración pública, pues implica prácticamente el aumento del 60% de los cargos existentes en la ciudad, que sería 13 nuevos alcaldes menores, entre 7 a 11 ediles por localidad, para un total 130 a 143 ediles más, fuera de toda la cantidad de empleados que implicaría nombrar, que llegarían sin concurso de méritos que superaría más de 1.000.

Nuevas localidades que no han sido discutidas, en su extensión, alcance y beneficios, so pretexto de que una localidad como Kennedy, Usaquén, Engativá o Ciudad Bolívar son muy grandes, olvidando que delimitar las nuevas zonas por la planeación, deben hacer a través de la concertación ciudadana, quedando prácticamente la ciudad dividida en localidades para ricos y otras para marginados.

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

es_COES